#RetornandoSucesos

LAS ELECCIONES DEL 23 DE SEPTIEMBRE DE 1973

Por María Cecilia Demartín

ma.ceciliademartin@gmail.com

“Pensamos que es nuestro deber en el presente, reconstruir lo destruido y preparar un mejor futuro inmediato para que, en una nación realizada, cada argentino pueda intentar su propia realización” , con este discurso pronunciado al cierre de la campaña electoral para los comicios de septiembre, el General Perón abandona la premisa de “para un peronista no debe haber nada mejor que un peronista” y en un intento conciliatorio revierte la idea: ahora para un argentino no debe haber nada mejor que otro argentino.

El 23 de septiembre se realizan las elecciones que llevan a J.D. Perón por tercera vez a la presidencia de la nación. Después de 18 años de exilio y con setenta y ocho años, obtiene la victoria electoral con casi el 62% de los votos. Rompe así el récord de diferencia entre el primero y segundo candidato más votado (sobrepasando a Balbín por 37,43 puntos) hazaña que no ha vuelto a lograrse hasta la actualidad. Además, se convirtieron en las primeras elecciones presidenciales argentinas en las que una mujer resultaba electa, ya que la esposa de J.D. Perón, María Estela Martínez (Isabelita) era candidata por la vicepresidencia.

La dictadura cívico militar autodenominada “La Revolución Argentina” que había derrocado al presidente Illia en 1966, es presionada por distintos partidos políticos a través del documento “la Hora del Pueblo”, que exigía el inmediato llamado a elecciones. Dichas elecciones se programaron para marzo de 1973. El gobierno de facto impide la candidatura de J.D. Perón y en su lugar es elegido candidato por el Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) Héctor J. Cámpora. El FREJULI fue una alianza electoral argentina formada en 1972, integrada por varios partidos políticos, entre ellos el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) liderado por A. Frondizi y el Partido Conservador Popular (PCP) de Vicente Solano Lima. Héctor J. Cámpora, quien con el lema “Cámpora a la presidencia, Perón al Poder”, asume la jefatura de la nación con el 49% de los votos. Los 49 días que duró su mandato son conocidos por la historia argentina como “la primavera camporista”.

Junto con Héctor J. Cámpora hay un nuevo ascenso de la izquierda argentina que provocará la reacción de los sectores más duros de la derecha. Dentro de este último grupo, se destaca la figura de José López Rega, quien, por presión del mismo Perón, es nombrado Ministro de Bienestar Social. Con presupuesto de dicho ministerio, financia la creación de la “Alianza Anticomunista Argentina” (Triple A)

Cámpora viaja a España para acompañar el retorno de Perón a la Argentina, quien aterrizaría en Ezeiza el 20 el junio de 1973. Allí se convocaron las distintas agrupaciones peronistas para recibir al caudillo. Pero la izquierda y la derecha peronistas disputaron con armas de fuego la cercanía a su líder y su lugar en el nuevo poder. Dicho acontecimiento será recordado como “la Masacre de Ezeiza”. Un año después, el propio Perón definirá de qué lado del movimiento se ubicaba: “A través de estos veintiún años, las organizaciones sindicales se han mantenido inconmovibles y hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años lucharon.”

El 13 de julio de 1973 renuncian el presidente Cámpora y el vicepresidente Vicente Solano Lima y de acuerdo con la Ley de Acefalía el presidente de la Cámara de Diputados Raúl Lastiri ejerció la presidencia temporalmente. Lastiri convocó a elecciones presidenciales para que se completara el mandato que debía vencer el 25 de mayo de 1977.

La sociedad creía que solo Perón reunía el suficiente respeto como para conciliar a la izquierda y a la derecha bajo un gobierno constitucional. Perón es elegido candidato del FREJULI y lo acompañaba en la fórmula su esposa María Estela Martínez. Perón había intentado sin éxito una alianza con el radicalismo bajo la fórmula “Perón-Balbín”, pero no fue posible dado la fuerte oposición del PJ y de la UCR. López Rega recomendó la candidatura de María Estela.

De acuerdo con las reglamentaciones pautadas en la Reforma Constitucional de 1957 se llevan a cabo las elecciones el 23 de septiembre de 1973, siendo elegido presidente Juan Domingo Perón con el 61,85% de los votos. En segundo lugar salió Ricardo Balbín, de la UCR, con 24,42%.

Perón fallece el 1 de julio de 1974 siendo sucedido por su vicepresidente, María Estela Martínez de Perón, quien será derrocada el 24 de marzo de 1976.

Perón había sido transformado por los movimientos de izquierda en un líder revolucionario al que creían coherente con los imperativos de la época, pero durante su tercer gobierno el presidente reafirma su posición hacia la derecha del movimiento y su figura se llena de contradicciones. Se vuelca hacia una política aperturista con el partido radical y los partidos más conservadores. Elige a López Rega como hombre de confianza. Profundiza la persecución sobre los grupos de izquierda aprobando leyes que agravan las penas sobre “sedición y subversión”. En la memoria popular no sobreviven las contradicciones del caudillo en su último mandato, o de su segundo gobierno.

A pesar de la lluvia y el frío, ese 1 de julio aglomeró a millones de personas tras el cortejo fúnebre. Balbín, presidente de la UCR, dijo: “Y frente a una muerte ilustre tiene que estar alejada la hipocresía. Los grandes muertos dejan siempre el mensaje (…) Este viejo adversario despide a un amigo” .

Perón será recordado por el avance de los derechos sociales y políticos para una gran masa de argentinos. Pero, a pesar de sus grandes características como líder, el contexto de los años ’70 era muy distinto a aquellos favorables años ’40. Ya no había lugar para un proceso de grandes transformaciones sociales, América Latina caía en dictadura tras dictadura, cualquier pequeño cambio exigía continuas negociaciones con los dueños del poder. Ya no había quien pudiera manejar esos hilos, ni siquiera el General.

Para ampliar información:
-James, D. (Dir.) Violencia, proscripción y autoritarismo (1955-1976). Tomo IX, Colección Nueva Historia Argentina, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *