La columna de Diletancio

Columna de Pensamiento: Filosofía, Literatura y Alrededores, por el Prof. Diletancio Rodríguez.

Advertencias, petición de principios, aclaraciones preliminares varias para el correcto aprovechamiento de la Columna.

 

Advertencias preliminarísimas:

  1. El librepensamiento se ejerce afirmando. Uno dice “esto es tal cosa”, sin pudor, sin prejuicios, respondiendo sólo ante sí mismo por la vergüenza o la desvergüenza de su afirmación. Los otros, la vida, los dioses, su mujer o su marido, se encargarán de ir morigerando sus ocurrencias. Pero si Ud. no afirma el tal “esto es tal cosa”, es probable que nunca se entere de nada más que lo que pasa en el ombligo de su cabeza. Sorpréndase menos, la ciencia que tanto lo embelesa, funciona así…

 

  1. La posmodernidad que relativizó hasta el paroxismo significantes y significados y que ha internalizado “el mundo libre” como sustrato de sus tropelías globales, nos abrió también la compuerta de la resignificación y construcción de sentido en la batalla por el pensamiento para quienes creemos que el camino del complejo financiero-armamentístico-comunicacional, que se impone, no tiene destino para la especie humana, o sí lo tiene, se trata de un destino de mierda.

 

  1. Diletante: adjetivo/nombre común (del Diccionario de los Monárquicos.)

3.1.

[persona] Que tiene afición por una o varias artes o disciplinas del saber.

«es un diletante de la música»

3.2.

[persona] Que cultiva un arte o una disciplina como aficionado, no como profesional, generalmente por no tener capacidad para ello.

“que sin grandes estudios clásicos, pudo pasar para los profesionales de su tiempo como un ejemplar diletante»

La primera acepción es la que inspira esta columna. La segunda se usa con sentido peyorativo desde las “varias veces” mediocres certezas del saber titulado, ese que suele funcionar como una especie de título de nobleza que distingue a los adaptados a “lo que es”, de los que se resisten desde la trinchera de sus existencias y entendimientos a semejante pobreza.

 

  1. Ignorancia no es “no saber”, sino “no querer saber”. No es tolerable en los eventuales lectores de esta columna. Existiendo internet y un mínimo manejo de ello, no nos responsabilizamos por el uso de la escalera…todos podemos emparejar conocimiento hacia arriba, como saliendo de los laberintos. Desde qué pasó en esa batalla de Banquan o el hipotético comportamiento de los quarks del sur de África.

 

  1. Aquí se entiende el conocimiento como bien de la humanidad, quienquiera lo produzca, con o sin prostítulo de propiedad. Nos abrimos los libros unos a otros, no nos los tiramos por las cabezas. Abominamos del conocimiento como fuente de poder material para la manipulación, extorsión y explotación del otro. El único sentido que le toleramos es el de la liberación del espíritu y el cuerpo humanos.

 

  1. Roberto Juarroz (1925-1995)

Hay que inventar respiraciones nuevas…

Hay que inventar respiraciones nuevas.
Respiraciones que no sólo consuman el aire,
sino que además lo enriquezcan
y hasta lo liberen
de ciertas combinaciones taciturnas.

Respiraciones que inhalen además
las ondas y los ritmos,
la fragancia secreta del tiempo
y su disolución entre la bruma.

Respiraciones que acompañen
a aquel que las respire.

Respiraciones hacia adentro del sueño,
del amor y la muerte.

Y para eso hay que inventar un nuevo aire,
unos pulmones más fervientes
y un pensamiento que pueda respirarse.

Y si aún faltara algo,
habría que inventar también
otra forma más concreta del hombre.

Búsquelo, disfrútelo…

 

  1. La “cultura zapping” ha modificado para menos nuestros niveles de atención, por eso aquí se termina. Quédese con la idea que las próximas 18 entregas van a estar referidas también a “advertencias preliminares”, si va a seguirnos…Ud. fíjese.

4 comentarios sobre “La columna de Diletancio

  • el 18 abril, 2018 a las 18:28
    Permalink

    Maestro diletante:
    Vayan algunas notas que surgen de la lectura de las vuestras
    Sobre el primer punto ya le sabe que no me simpatiza la opinón suelta sino la sujetada, sujetada como bandera, enarbolada como verdad precaria pero verdad al fin. Hacerse cargo de lo que decimos es no solo plantear el problema sino también un camino alternativo para la solución. Ya sabe que abundan los leguleyos. Pero como bien sabemos por algún lado se empieza y lo que nos urge es arrancar.
    Lo segundo viene a colación ya que sin un gran relato que nos abraze dificil tengamos una causa o una verdad … El arte de los profetas neo(que de nuevo no tienen nada)liberales no quieren que haya una historia de los oprimidos. De muestra vale un Botón… hablo del especimen que una democracia privada de sentido crítico coronó presidente… Los fursios (?) sobre historia Argentina esconden por detras un desarraigo nacional y una vinculación parasitaria al orden mundial que deja a nuestras tierras relegadas a periferia de mierda.
    Sobre el ninguneo muy propio de los temen perder sus privilegios los hemos padecido.
    Me gusto lo del verbo saber… el saber es sabio en movimiento ejejej
    Compatimos lo demás y vaya un abrazo con mucha alegría desde algún lugar del ciberespacio … resistiendo y combatiendo …
    El miliciano donsegundo
    UBC 51

    Respuesta
  • el 19 abril, 2018 a las 10:56
    Permalink

    Logré leerlo de corrido, creo que todavía me voy salvando!

    Respuesta
  • el 5 mayo, 2018 a las 15:02
    Permalink

    Coincido, cada día nos ponemos en pié ojalá siempre sin pudor y sin prejuicios, es decir: sin aspirar a ser atletas. El punto 2, en cuanto a significantes y significados, opino que en un hoy donde cada uno esta compelido a autoconformarse sin transformar ni transformarse y a construir su propio sofisma sin molestar a la máquina, pagándose las coloridas piezas del consumo y del bombardeo mediático, pienso que la lucha principal está por los significados. Qué es una vida con sentido?, que es ser varón o mujer?; seguro es más interesante que andar gambeteando palabras con x y ees. Salteo el 3 y sigo con el punto 4. Últimamente, respecto a lo de la ignorancia -acuerdo que es intencional- se me ocurrió asociarla (con buena recepción de parte de mis interlocutores) con falta de información y no con saber. Creo que «no saber» de nuestra historia, de nuestra actualidad, es más un problema de desinformación que de sabiduría, que -entre nosotros- suena como algo para pocos. De acuerdo con el punto 5. Desgraciadamente las imprentas y librerias están más llenas de opresión que de liberación. Punto 6 y 7, no mucho que comentar. Todo está muy recomendable, ayuda al reencuentro con las propias neuronas. Abrazo y felicitaciones por esta columna y las que vengan!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *